Se ha producido un error en este gadget.

Amazon SearchBox

¿A quién se le considera analfabeta en el siglo XXI?

sábado, 20 de febrero de 2010

SÍNTESIS DE LAS LECTURAS DEL MÓDULO 2 DEL CURSO

Según el texto Consideraciones sobre la tecnología educativa en el proceso de enseñanza-aprendizaje se empezaron a utilizar Ambientes Virtuales de Aprendizaje (AVA) desde los años 50 mediante programas lineales que partían del principio de la respuesta activa. Luego en la década siguiente los computadores se alimentaron con programas de enseñanza automatizados que consistían en secuencias que llevaban a determinadas respuestas. Desde los años 70’s se demostró que la enseñanza asistida por computador rebajaba los costos para los Sistemas Educativos Nacionales. Así pues, poco a poco los AVA han ido masificándose e involucrándose con las nuevas tecnologías como las multimodales a través del arraigo del internet.

Tanto los estudiantes como los docentes nos hemos visto positivamente afectados por estos desarrollos del aprendizaje electrónico. Los roles han cambiado, no hay agentes pasivos, todos somos pedagógicamente activos. Aunque aún algunos docentes y directivos docentes han querido “hacerle el quite” a estas fabulosas realidades, lo cierto es que muchos de ellos se han tenido que actualizar en pedagogía electrónica. Las Secretarías de Educación y los Ministerios del ramo han visto con buenos ojos el cubrimiento de las necesidades sentidas de las poblaciones de las grandes ciudades y de las regiones más apartadas de cada país. En sus agendas desde hace años se encuentran programas como Colombia en línea y otros que tratan de responder a estas nuevas necesidades tecnológicas pues ven que es muy flexible, dinámico y barato tener conexión a internet en cualquier lugar. Aún falta por abaratar los costos de los diferentes softwares educativos y se debería cumplir con un mejor ancho de banda que cubra todo el territorio nacional colombiano.

El aprendizaje combinado también se llama híbrido. Un informe llamado Informe Bricall realizado en el año 2000 en diferentes universidades españolas, encontró que de momento es necesario potenciar en la Educación Superior el uso del aprendizaje híbrido con el fin de combinar pedagógicamente la educación presencial con la educación virtual. En esa clase de aprendizaje, en la cual estamos actualmente inmersos, se está viendo un cambio en el rol del docente que pasa a ser tutor y en el rol del estudiante que se convierte con el uso de AVA en un ser pedagógicamente dialogante y máximo responsable de su formación en un ambiente flexible que le permite acortar tiempo y distancia con el mundo de la cultura. Este aprendizaje combinado es necesario como paso intermedio hacia la total virtualidad que es en nuestro juicio, el verdadero futuro de la educación mundial ya que los Planteles Educativos actuales quedarán para ser solamente lugares de encuentro entre el tutor y el aprendiz que es el nuevo nombre que tiene el estudiante en el mundo virtual. Incluso The Journal of Asynchronous Learning Networks nos dice que solo en la Universidad Estatal de Pennsylvania (Estados Unidos) entre el 80% y el 90% de todos sus cursos tendrán para este año educación híbrida como paso a la virtualidad total.

Algunas personas piensan con razón que la virtualidad generará una falta de humanismo en la educación por la carencia de socialización. No creemos que esto sea del todo cierto, porque en la virtualidad se están replanteando más no desapareciendo este tipo de relaciones.

Es importante considerar los estilos de aprendizaje en los AVA porque desde el constructivismo hay opciones claras que respetan pedagógicamente los diferentes ritmos de aprendizaje.

Los AVA también ayudan a que los estudiantes desarrollen sus inteligencias múltiples como lo aconsejan los hermanos Miguel y Julián de Zubiría en investigaciones desarrolladas para el Instituto Alberto Merani en Bogotá basándose en los trabajos que desarrolló Howard Gardner.

Los AVA pueden recrear situaciones cotidianas y ayudan a que el estudiante se enmarque dentro de un contexto concreto para que aplique lo aprendido, también pueden apoyar a los docentes en la creación de proyectos de aula y de área basados en la búsqueda de soluciones de problemáticas varias y hacen que los estudiantes trabajen colaborativamente. Para esto último, es posible abrir la puerta a la discusión entre pares y generar roles adecuados a los estilos personales de aprendizaje.

El uso de AVA no tiene como meta la forma de aprender, el estilo, sino lo nuevo por descubrir, ese mundo que incluso para los docentes nos puede ser desconocido.

Bibliografía:

Lezcano Brito, M. y Soler Pellicer, Y. (2009). Consideraciones sobre la tecnología educativa en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Una experiencia en la asignatura Estructura de Datos. Universidad de Granma y Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas, Cuba.

Lozano Rodríguez, A. & Burgos Aguilar, V. (2007) (Comp.). Tecnología educativa: en un modelo de educación a distancia centrado en la persona. Distrito Federal, México: Limusa. (Capítulos 4, 5 y 6)

López Falconi, J. E. (2010). Comunidades de prácticas de valor para el aprendizaje organizacional. En Burgos Aguilar, V. & A. Lozano Rodríguez (Comp.). Tecnología educativa y redes de aprendizaje de colaboración. Distrito Federal, México: Trillas.

1 comentario:

  1. Compañero: interesantes sus apuntes sobre el módulo 2, lo felicito. En cuanto al diseño del blog, al entrar lo primero que aparece es una entrada invitando a ver unos videos de you tube, lo cual hace que uno se pierda en principio de lo que va a hacer como es ver el contenido.
    Martha W.

    ResponderEliminar